FLOR DE UN DÍA ZONA / Uva: + D.O. RIBEIRA SACRA, Mencía

 

Flor de un Día

Dentro del proyecto emprendido por Santiago Jordi a la búsqueda de vinos singulares, representativos de su zona de origen, y que destaquen por la excelencia del terroir del que provienen, Flor de un día es la pura expresión de la mencía de la Ribeira Sacra, de los vientos atlánticos, de un paisaje que transmite paz, silencio y la armonía del hombre con la naturaleza a través de la viticultura heroica.

El viñedo del que nace este mencía se ubica en la subzona de Amandi, en el valle del Sil, en terrenos situados a media ladera con una perfecta orientación Norte-Sur que lo hacen único para que la uva tenga una maduración lenta y armoniosa. La composición del suelo (con esquistos provenientes de arcillas y lodos debido al arrastre del río) confiere una elevada acidez al suelo y transmite esa mineralidad al vino.

El clima continental de Orense (veranos muy calurosos e inviernos fríos) añadido a los vientos atlánticos y las precipitaciones invernales hacen que las viñas puedan sobrellevar el calor del verano en perfectas condiciones. Estas condiciones climatológicas aportarán a la uva sutileza, aromas florales y frescura. Es muy difícil encontrar lugares en los que se conjuguen todos estos elementos, de ahí la singularidad de Flor de un día, su elegancia y equilibrio.

FICHA TÉCNICA

D.O.: Ribeira Sacra, subzona de Amandi
Uva: Mencía 100%
Grado Alcohólico: 13% vol.
Temperatura de servicio: Entre 12 y 14 grados C.
Elaboración y viñas:
Las viñas son cepas viejas (de entre 40 y 50 años) cultivadas en terraza.
Vendimia manual dadas las condiciones e inclinación del terreno. Aun siendo un vino joven, debido a su alta acidez, ha permanecido durante 8 meses en tinas de barro con crianza sobre sus lías redondeando su maduración en botella durante otros cuatro meses más, lo que le aporta equilibrio y sutileza sin restarle frescura.

DESCARGAR PDF FICHA TÉCNICA

FICHA DE CATA

Fase visual: Presenta un vivo color rojo picota, muy intenso, con ribetes azulados. Capa alta y lágrima prolongada, reflejo de un vino muy glicérico.

Fase olfativa: Nariz muy fina con una intensidad que va en aumento desde el momento del servicio, abriéndose paso aromas frutales (cereza, ciruela, mora) sutiles y persistentes con un fondo floral.

Fase gustativa: Estructura en boca intensa con un tanino dulce muy prolongado, carnoso, maduro. Persistencia prolongada y con un retrogusto frutal.

MARIDAJE

Armoniza con cualquier tipo de elaboración de carnes de caza, cordero, conejo y carnes rojas, quesos curados y embutidos, incluso arroces siempre que incluyan algún producto un poco más graso, como un arroz de cola de toro.